bubok.com.mx utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. OK
Buscar en Bubok

yuriria

Nací en la ciudad de México DF en 1972, mi madre una Matemática, luchadora social, mi padre físico involucrado en la política. Crecí hasta mi adolescencia dentro de una comunidad indígena en las afueras de la cuidad de Puebla, lugar donde se encontraba un instituto de ciencias donde mi padre trabajó. Desde muy pequeña estuve confrontada a las grandes injusticias que vive la gente pobre de mi país. Los fines de semana los pasaba en mítines políticos de izquierda, reuniones de campesinos despojados de sus tierras, viudas de pueblos masacrados que buscaban como sobre vivir, prostitutas abusadas por la autoridad luchando por derecho a servicios de salud, mujeres golpeadas, ciudadanos sin agua potable, niños con hambre.
A mis 19 años dejé mi familia rebelándome a sus expectativas de verme convertida en una gran científica. Yo desde niña estaba pre-destinada a un laboratorio de física o biología, mi misión era hacer avanzar a mi país en el camino de la industrialización, algo con lo que nunca estuve descuerdo. Soñaba con bailar, con liberar a mi cuerpo de las prisiones en las que vivía, con liberar al cuerpo de todos pensando que era eso lo que los hacia tan indiferentes al sufrimiento de los demás. Partí a Europa con el equivalente a quinientos euros, un boleto solo de ida, y una pequeña maleta donde cargaba el libro que me inspiraba en mi aventura "La vida de Isadora Duncan". Llegué a Italia sin conocer a nadie, solo con un cuarto rentado por un mes, parte de la inscripción a la escuela de idiomas de Perugia. Mi meta: encontrar una escuela de danza que fuera libre y creativa. Solo pasé en ese país, mi destino era el norte.
Después de un año de limpiar casas como ilegal en Alemania, y habiendo demostrado a mis padres que era capaz de cualquier cosa por alcanzar mis sueños. Pasé la audición de entrada en la Universidad de Artes de Amsterdam en la sección coreografía contemporánea, "School for New Dance Developement".
Al salir de la escuela fundé una compañía de improvisación, bailé en escena con otras compañías y me instale en la cuidad de Bruselas. Me casé, me divorcié, me volví a casar con mi esposo actual y tuvimos un hijo.
Paralelamente a mi carrera de coreógrafa me dediqué al activismo. Estuve muy involucrada en los primeros años de la rebelión zapatista., junto con un amigo escribimos un librito esperando poder encontrar el apoyo necesario para impedir la masacre que preparaban los gobiernos. Cuando los indígenas estaban mas o menos a salvo, me dediqué al activismo dentro de la ecología y la manipulación mediática.
Al nacer mi hijo en 2005, mi esposo y yo decidimos dejar de protestar y transformar nuestras vidas. Vendimos todo, tomamos dos maletas, una con libros de permacultura y otra con nuestra ropa. Y con mi bebe en mi rebozo nos fuimos a las montañas de Michoacán México a buscar una tierra para hacer un rancho autosuficiente. Con la esperanza de inspirar a todos los de nuestro alrededor de seguir ese camino. Resultó inútil. Tristes y desanimados regresamos a Bélgica, nos involucramos intensamente en el budismo zen; nuestra pregunta: ¿qué pasa en las cabezas de todo esos a los que no les importaba el futuro del planeta?
Soy una aficionada a todo lo que tiene que ver con la mente humana, especialmente la neurociencia, estudio con mucho interés documentos científicos, me fascina le autismo, las mentes normales, la superdotaciòn y sobre todo la ecología.
Ahora vivimos en una caravana intentando lo que siempre soñamos: emprender una vida autónoma, y escribiendo para compartir todos nuestros descubrimientos.
8 de Mayo de 2014
se ha unido a Bubok