¿Tu Helado se Derritió? -Construcción dinámica de liderazgo trascendental-: Los cuatro pilares del liderazgo trascendental

Comprar Libro en papel por $ 132.90(MXN) Comprar eBook en PDF por $ 0(MXN)

Cuandoavanzas hacia una meta suceden dos cosas. Una muy perceptible es la manera conque cada paso nos acerca a la meta, la otra menos perceptible son los cambiosinternos y personales que produce en nosotros ese andar. Lasmetas surgen de las necesidades o deseos que todos como humanos tenemos. Haymetas materiales otras intelectuales e incluso espirituales, las hay del corto,mediano y largo plazo, también hay metas individualistas y otras que por sercompartidas se vuelven colectivas, pero todas las metas comparten algo en comúny es el hecho de que quien la persigue está dispuesto a dar algo a cambio deesa meta, pagar por así decirlo generalmente con tiempo, recursos y esfuerzo; yesto por una simple razón: consideramos de mayor valor lo que hemos de obtenerque lo que entregamos a cambio. Cuandode recursos personales hablamos, sea este nuestro tiempo, nuestros recursos onuestro esfuerzo, es normal y natural que estemos dispuestos a darlos a cambiode conseguir la meta que nos hemos planteado, esa es la percepción subjetivadel valor: consideramos de mayor valor lo que hemos de obtener que lo queentregamos a cambio. Esa es la percepción subjetiva del valor. Para que lo que obtengamos sea de mayor valorque lo que estamos dispuestos a dar se requieren dos cosas: una es tener muy enclaro cuáles son aquellos valores que nos definen como personas y queconsideramos que no son susceptibles de sacrificarse por una meta, lo otro eshacer de vez en cuando un alto en el camino hacia la meta para vernos ysabernos y entender qué cambios se han dado en nuestra persona, sobre todocambios profundos en este sentido. Esasí como podemos ver qué el éxito entonces tiene dos vertientes: una se refierepropiamente a la consecución de las metas que uno se plantea, pero la otratiene que ver con la mejora que como persona pudiéramos experimentar como partedel caminar hacia esa meta. Soyun convencido de que todos estamos llamamos a desempeñar un liderazgo completo,transformador y transformante, o como yo le llamo un liderazgo trascendental.Cuando hablo del liderazgo como algo completo me refiero al desarrollopleno y total de nuestras habilidades,nuestras potencialidades, nuestras capacidades; cuando a ese liderazgo lodenomino transformador me refiero a él como algo que nos permite cambiar,desarrollarnos, avanzar; y cuando comento que ese liderazgo es algotransformante me refiero al impacto que en nuestra comunidad, nuestra sociedady en última instancia en el mundo puede tener para hacernos avanzar haciamejores, superiores y cada vez más excelentes estados de desarrollo. Lapresente obra va en ese sentido, en el de construir de una forma dinámica eseliderazgo que yo llamo trascendental. Elmismo subtitulo de la obra contiene las ideas básicas de este libro. La palabraconstrucción tiene un sentidoeminentemente práctico, luego entonces la presente obra tiene ese carácter; aúncuando muchas de las ideas aquí expuestas cuentan con un sinfín de referenciasa estudios, trabajos e investigaciones que pudieran enarbolarse, el sentido dela misma es eminentemente práctico y cuando digo práctico quiero decir que sibien hay explicaciones que nos permiten comprender las ideas que aquí seesboza, todas ellas van acompañadas de técnicas que a través de su aplicación permiten corroborar las premisasestablecidas y, más importante aún, construir ese liderazgo al que se hacereferencia. Lapalabra dinámica en el subtítulo dela presente obra hace referencia no solo a la acción inherente al pragmatismoreferido en el párrafo anterior respecto de la construcción del liderazgo encuestión, sino también a la naturaleza cambiante de nosotros mismos, de los demásy del mundo en su totalidad. Este dinamismo que se aborda en todos los temas dela presente obra añaden un toque necesario de flexibilidad tanto en laexposición de las ideas como en su aplicación para evitar ese dogmatismocaracterístico de lo acabado donde nada puede cambiarse ni nada puedeagregarse, por el contrario, los temas y las técnicas expuestas en la presenteobra se entregan a quien las haga suyas para que éste a su vez les otorgue lascaracterísticas particulares de su personalidad, las modifique, las cambie, lasamplíe. Eltérmino liderazgo, que a la sazón estan indiferentemente utilizado, si bien tiene en la actualidad una connotaciónde logro externo, de conquista de metas y de triunfo ante adversidades, en lapresente obra se aborda desde la perspectiva personal e interior. Miexperiencia me ha mostrado como es que existen ciertas condiciones personalesque se requieren para poder sobre esas construir el otro liderazgo del cualhablamos, de la misma forma he visto como el trabajar con ese liderazgoexterno, si no se cuenta con un soporte interno que lo afiance, solo lograproyectos truncos sin mayor beneficio que el haberlo intentado. En una parte dela obra menciono que una idea que he visto corroborada en la práctica me llevaa sostener que el solo trabajar con el desarrollo y potenciación de eseliderazgo interno, como lo manejo en este libro, lleva a que de una maneranatural se dé el otro liderazgo, el externo, ese que lleva a logros en términosprofesionales, empresariales, políticos, sociales, religiosos, etc. Porúltimo, la palabra trascendente en elsubtítulo de la obra es usada de una manera deliberada para mostrar el perfilde la argumentación y el carácter del esfuerzo en cada una de las técnicas aquímencionadas. Generalmente éste término es relacionado con cuestiones místicas,espirituales o religiosas, la presente obra no utiliza ese término en esesentido. Para mí lo trascendental, sea en el sentido que se utilice, tiene unaconnotación eminentemente práctica y la manera en que lo entiendo y utilizo enmi vida y en la presente obra se refiere más bien a la relación que cada uno denosotros puede establecer con la totalidad de lo que somos y de lo que podemosllegar a ser. Enuna ocasión se me acercó una persona para preguntar sobre el taller que conbase en las ideas expuestas en este libro suelo dar, ésta persona se mepresentó como alguien no creyente de ninguna de las filosofías místicas,espirituales o religiosas de la sociedad y quería saber si con ese perfil esetaller le podría ser de alguna manera útil. Mi respuesta fue contundentementeafirmativa dado que el taller no llevaba una connotación en el sentidotradicional de la palabra trascendentalque ya he mencionado sino de aplicación práctica de principios que él podíacomprobar y que podía poner en práctica a la de ya en el camino de vida quehabía elegido. De la misma forma en otra ocasión y con el mismo interés, meabordó otra persona con un perfil diametralmente opuesto, ésta persona sedefinía como alguien de fe, con una creencia muy definida incluso dogmática.Ante su cuestionamiento sobre la utilidad para ella de el taller en cuestión mirespuesta, al igual que en el caso anterior, fue exactamente la misma en elsentido afirmativo de la respuesta, dado que ésta persona, al igual que laanterior, iba a poder estar en la posesión de técnicas y herramientas que leiban a permitir aplicar principios básicos de vida y obtener resultados en elcamino que había elegido. Algo así como aprender a leer para luego decir poruno qué es lo que se desea leer. Resumiendo,ésta trascendencia tiene que ver con lo que somos y lo que podemos llegar aser, con lo que es el mundo y lo que puede llegar a ser, y en última instanciacon esa libertad necesaria que implica cada proceso de cambio y de desarrollodel potencial humano. Es así como la trascendencia es un término que tiene quever con lo eminentemente práctico, con aplicaciones inmediatas y concretas deprincipios a nuestro alcance y que generar efectos visibles y palpables. Esasí como la Construcción Dinámica deLiderazgo Trascendental se vuelve algo eminentemente práctico, eficaz yútil y al mismo tiempo ilimitado, interminable e infinito.

Quiero publicar un libro Ver mas libros