bubok.com.mx utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. OK
Buscar en Bubok

Ave Fenix

Impuestos y envío no incluidos
  • Autor: Mario Rodriguez Grijalva
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 2
Ver ficha técnica completa

M

e encuentro de nuevo en el mismo agujero, sentenciado a morir con todos ellos del mismo modo, del mismo placer, de la misma derrota y victoria a la que se sometieron, no me dejaron opciones, pareciera que soy uno más (no importo) qué más da, si alguien es más importante, no hay nada más importante que mi propia vida, ¿fui creado para resistir en una vida llena de restricciones? No lo creo, mi corazón me indica que estoy hecho para vivir, disfrutar, sonreír, soñar y amar, ¿porque no lo hago así? Me contaron que la ley que tengo en el corazón es solo un relato para dormir en el conformismo, ¿porque tienen que tomar lo mejor de mí? Y ¿porque solo lo toman como basura?, Al parecer no les es suficiente, nunca olvidé lo que soy, y jamás entendí quien son, toman el alma como sepulcro sin fin, entierran lo mejor de ti y lo ponen como estorbo hacia una puerta mohosa inservible, que hasta los rechinidos suenan tan estruendosos que no puedo escuchar los gritos de agonía de los demás, porque este es el mismo sitio, y que importa si mi putrefacción llega hasta las narices más elegantes si lo usan como perfume de orgullo y devoción hacia el poder relativo, revuelto en delirios, sé que no me dejaran aquí, se llevaran hasta lo que les sea posible encontrar, el vagabundo envuelto en las olas de soledad, es más rico que el propio disfraz del orgullo del poder y la juventud, tomen de mi lo mejor que tengan porque es todo lo que obtendrán, jamás serán felices, aunque mi voz no es escuchada, seré alguien poderoso entre mis escombros y renaceré más alto de lo que jamás vieron en mí, y no lo verán, porque solo quieren ver vencedores, y la única victoria que verán de mi será mi derrota (la muerte), porque en este mundo solo hay ruina y desolación, ¿cómo puedo ser rey en una pila de excremento? Si ningún hombre ha sido capaz de gobernar sus propios pasos, yo quiero oro puro no lo quiero manchado de sangre, con ruina de inocentes a cambio de una tumba conmemorativa llena de mentiras sobre mis deseos más oscuros, llegaré hasta donde la promesa se cumpla, y abandonaré mi sentencia a vivir y a cumplir un lugar en este mundo lleno de sueños vacíos, veré el sol más alumbrante del universo escandalizando mis pasos, correré hasta oír el silencio de los que disfrutaron de mis energías, y me arrodillaré para asumir mi responsabilidad de pagar el precio, el día en que esto suceda será el mejor día de mi lerda y cutre vida en este mundo         

Nunca te des por vencido, y no te enfrasques en los problemas o decisiones que los demás tengan en su vida, aunque ellos te tengan en la punta del precipicio con sus espadas degollándote, vales más que esto, se sencillo y fiel a tus sentimientos, no importa lo que diga la gente, dirán que eres diferente, no contestes, se paciente, aun no te conocen, y siéntete complacido con la clase de persona que eres, porque cuando crezcas no todos pensaran como tú, y no quieras que te entiendan, porque no lo aran, y eso está bien, tenemos que ser diferentes, ¿cómo llegaríamos a lo correcto si alguno de nosotros no se equivocara?, No me refiero a que tengamos la razón, sino a que, de alguna manera aprendimos, y este aprendizaje no lo desperdiciamos, lo heredamos, Nunca sabrán lo que eres, y no lo muestres, solo a quien ames, y solo hay alguien que es amor, es quien mérese tu humanidad más que nadie, quien es feliz al hacerte feliz, quien te acepta sin fingir alguna palabra, no te dirá lo contrario y te confundirá, lo que diga será su verdadero sentimiento, estará contigo siempre que lo necesites, porque uno eres y uno acabará contigo, y ese eres tú.         

Ave Fénix

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro