Breve Historia De la Lengua Espanola

Comprar Libro en papel por $ 3,164.87(MXN) Comprar eBook en PDF por $ 0(MXN)

La historia de una lengua puede concebirse como la combinacio ́ n desu historia interna y su historia externa.La historia interna comprende todo lo lingu ̈ ́ıstico, como los cam-bios fonolo ́gicos, gramaticales y le ́xicos. Algunas de las preguntasque atan ̃en a la historia interna son: ¿Que ́ modificaciones ha ha-bido a trave ́s de los siglos en el inventario de sonidos de la lengua?¿Que ́ estructuras gramaticales se han perdido y que ́ otras han sur-gido para sustituirlas? ¿Cua ́les han sido las fuentes ma ́s importantesde palabras nuevas? ¿Hasta que ́ punto han ca ́ıdo otras palabras endesuso?La historia externa, que es la historia del pueblo o pueblos quehablan la lengua, comprende todo lo que no sea espec ́ıficamentelingu ̈ ́ıstico. Por descontado, los aspectos de la historia externa enque nos enfocamos al tratar la historia de una lengua son los acon-tecimientos que puedan haber afectado de manera ma ́ s significativael curso de la lengua. As ́ı surgen preguntas como e ́stas: ¿Que ́ pue-blos hablaron la lengua originariamente? ¿Que ́ otros pueblos adop-taron la lengua y bajo que ́ circunstancias? ¿Cua ́les han sido las prin-cipales invasiones, migraciones y otros eventos que han contribuidoa la distribucio ́ n geogra ́ fica y demogra ́ fica actual de la lengua? ¿Que ́movimientos culturales han influido en el desarrollo de la lengua?Lo ideal ser ́ıa encontrar correspondencias inequ ́ıvocas entre es-tas dos perspectivas —la interna y la externa— pero en la pra ́ ctica lasconclusiones a que se puede llegar en este sentido suelen ser bastantehipote ́ticas. Si bien es incuestionable que movimientos culturalescomo el Renacimiento y la revolucio ́ n tecnolo ́ gica del siglo XX traje-ron consigo la aceptacio ́ n de grandes caudales de neologismos —enel primer caso de procedencia mayormente italiana y en el segundo,inglesa— en general resulta dif ́ıcil encontrar correspondencias entrelas dos corrientes histo ́ ricas, por ejemplo, entre el ritmo del cambiofonolo ́gico y per ́ıodos de paz o de guerra, o entre ciertos cambiosgramaticales y las migraciones de pueblos.1La lengua cuya historia se cuenta en este libro es el espan ̃ol. Setrata de una lengua desarrollada a partir del lat ́ın que las fuerzas in-vasoras romanas llevan a la Pen ́ınsula Ibe ́rica, donde se establececomo lengua mayoritaria antes del comienzo de la era cristiana. Conla desintegracio ́n del Imperio Romano, esta comunidad lingu ̈ ́ısticasufre una serie de invasiones fora ́ neas que llevan a su lengua al bordede la extincio ́ n, pero para finales del medievo la lengua ya ha reco-brado su antigua preeminencia, y con el descubrimiento de Ame ́ ricapor Cristo ́ bal Colo ́ n en 1492, se extiende al Nuevo Mundo. Hoy elespan ̃ ol es lengua oficial en unos veintiu ́ n pa ́ıses, con un total de ma ́ sde 325 millones de hablantes en todo el mundo.Como sen ̃ala el t ́ıtulo de nuestra obra, nos proponemos contaresta historia de forma breve. Dicha brevedad responde a varias con-sideraciones. Primero, esperamos que la moderacio ́n de nuestrapresentacio ́n atraiga al numeroso pu ́blico que, si bien se interesapor la lengua y su historia, se siente intimidado por las obras tradi-cionales sobre el tema, como las 690 pa ́ginas de la Historia de la len-gua espan ̃ola de Rafael Lapesa. Segundo, hemos querido produciruna obra adecuada a las condiciones y necesidades de un curso uni-versitario de un semestre de duracio ́ n. Con ello pretendemos llenarun vac ́ıo que los especialistas en el campo hemos percibido durantemuchos an ̃os. Finalmente, en la seleccio ́n de materias y temas paraesta Breve historia, hemos tratado de favorecer los puntos de mayorrelevancia e intere ́ s, contestando las preguntas que tradicionalmenteintrigan y dejan perplejos a los hablantes de la lengua, tales como: ¿Aque ́ desarrollo histo ́rico se debe la zeta espan ̃ola (la interdental [θ],sonido similar al de la th del ingl. thin), y por que ́ no se da en otras va-riedades de la lengua? ¿Por que ́ se dice el agua pero las aguas? ¿Por que ́se dice se lo mand ́e en vez de **le lo mand ́e? ¿Por que ́ dicen algunoshablantes le veo cuando otros dicen lo veo? ¿Co ́ mo difieren entre s ́ılas principales variedades de la lengua, y a que ́ se deben estas diferen-cias? En otras palabras, la obra es breve, no porque hayamos omitidoaspectos relevantes de la historia del espan ̃ol (que no es el caso), sinoporque nos hemos concentrado en los aspectos que a nuestro juicioson ma ́s interesantes. Con esta estrategia hemos querido evitar elerror en que caen muchos de los libros de este tipo, el de abrumara los neo ́ fitos con un sinf ́ın de detalles y explicaciones te ́ cnicas pocoadecuados a una obra introductoria. Nuestra meta es despertar elintere ́s por esta materia en nuestros lectores y ofrecerles los funda-mentos para que en un futuro puedan profundizar en ella.Al mismo tiempo, los lectores se dara ́n cuenta de que, a pe-sar de ser introductorio y breve, nuestro libro no carece de rigoracade ́mico.Encuantoalnivelcient ́ıficodelapresentacio ́n,notamosque sobre todo el nu ́ cleo lingu ̈ ́ıstico formado por los cap ́ıtulos 5, 6,y 7 —en los que se presentan los principales cambios mediante loscuales el lat ́ın hablado se convierte primero en castellano medievaly finalmente en espan ̃ol moderno— supone un conocimiento delos conceptos ba ́sicos de la lingu ̈ ́ıstica. Para atenuar esta dificultad,hemos complementado el texto de varias maneras, an ̃adiendo notasexplicativas, un glosario de te ́rminos lingu ̈ ́ısticos, un ape ́ndice enque se presentan los conceptos ba ́sicos de la fone ́tica espan ̃ola y un ́ındice general. Aun as ́ı, sospechamos que se beneficiara ́n ma ́s de laobra los lectores que ya conozcan los fundamentos de la lingu ̈ ́ısticageneral y espan ̃ola.En cuanto a la seleccio ́ n de temas, nuestro libro se destaca por ladiversidad de su contenido. Entre los temas aqu ́ı abordados que entrabajos afines se suelen omitir, se cuentan la naturaleza del cambiolingu ̈ ́ıstico, la familia lingu ̈ ́ıstica indoeuropea, los principios ba ́ sicosde la etimolog ́ıa y la historia de la lengua fuera de la Pen ́ınsula Ibe ́-rica. Tambie ́n es notable el equilibrio entre temas de historia internay externa, y la relevancia que se le otorga a la evolucio ́n sinta ́ctica,pro ́logo xiiixiv pro ́logoaspecto al que tradicionalmente se concede poca importancia enobras de este ge ́nero.Huelga decir que no es e ́sta una obra de investigacio ́n sino decompilacio ́n y divulgacio ́n. Hemos querido producir una s ́ıntesisclara y precisa que fuera asequible tanto a los estudiantes del espan ̃olcomo a las muchas personas que aman la lengua y quieren conocerlamejor. En este sentido reconozco la inmensa deuda que tengo con losmuchos estudiosos que han contribuido a nuestro entendimiento dela historia del espan ̃ol, cuyos nombres aparecen en las notas y en lalista de obras citadas de este libro. Es un placer, adema ́s, hacer cons-tar mi gratitud a diversas personas que me ayudaron directamenteen la preparacio ́ n de este libro. Aqu ́ı cabe destacar a Linda Halvor-son, editora en la University of Chicago Press, quien me animo ́ aidear y luego a llevar a cabo el proyecto. Sin su intere ́s, apoyo ypaciencia es dudoso que la obra hubiera llegado a su te ́rmino. Agra-dezco asimismo a los siguientes colegas, profesores de lingu ̈ ́ısticaespan ̃ola, que tuvieran la bondad de leer el manuscrito en su totali-dad y de hacer comentarios y sugerencias: John Lipski (PennsylvaniaState University), Diana Ranson (University of Georgia), Joel Rini(University of Virginia), Armin Schwegler (University of California,Irvine), Kenneth Wireback (Miami University) y Ray Harris (Uni-versity of Wisconsin). Tambie ́n soy deudor de Jane Dom ́ınguez, dela seccio ́n de Noticias y Publicaciones del College of Liberal Artsand Sciences de la Universidad de Florida, por su magn ́ıfico trabajocon los mapas que acompan ̃an al texto. Finalmente, quiero expre-sar mi reconocimiento a mi amigo y colega Juan Go ́ mez Canseco,quien acepto ́ el reto de corregir el estilo del manuscrito original. Acada uno de estos colaboradores le corresponde una buena partedel me ́rito que pueda tener la obra. Al mismo tiempo, asumo todala responsabilidad por las imperfecciones que no se hayan podidoeliminar de ella.

Quiero publicar un libro Ver mas libros