Judas Iscariote, ¿traidor o predestinado?

Comprar Libro en papel por $ 96.54(MXN) Comprar eBook en PDF por $ 0(MXN)

Cuando me propuse escribir un relatonovelado sobre Judas, ya sabía que me iba a enfrentar a dos grandesinconvenientes. Por una parte, el nombre de Judas es antipático, molesta, esincómodo, causa rechazo. Por otra, la escasa documentación que existe sobre suexistencia, a pesar de ser un personaje cuya intervención en la vida de Jesúsfue determinante. Sólo los cuatro evangelios canónicos recogen la traición y elsuicidio de Judas, aunque sin ponerse de acuerdo en cuanto al acto central desu muerte, que se contradice con lo narrado en los Hechos. No obstante, me hetomado la licencia de conciliar las distintas versiones en una sola sindesdecir a ninguna. La historia de Judas no deja desorprendernos a muchos de los que estamos dentro de la promesa de salvación.Todos entendemos lo maravilloso que significa ser salvados de una condenacióneterna. Sin embargo, podemos ver que Jesús, no solamente le ofreció a Judas unavida mejor, sino el privilegio de ser parte del grupo de los apóstoles parapredicar la salvación a los que como él estaban perdidos. Judas Iscariote nunca se convirtió. Nunca aceptó el regalode la vida. Los ideales de Jesús no eran compatibles con los suyos propios.Jesús ofreció un reino que no pertenece a este mundo. Judas traicionó a Jesús porque se decepcionó: un Dios que nose defiende de sus adversarios, ¿qué clase de Dios es? Judas nunca comprendióque su defensa era decir la verdad y proclamar la Verdad. Judas hizo uso de su libre albedrío y cayó en la traiciónmovido por la codicia que alentó su descreimiento, pero, tal vez, y sólo Dioslo sabe, en el último soplo de vida, la Verdad le fuera revelada y entonces reparó en elmal que había hecho, y cabe la posibilidad de se arrepintiera en el últimomomento y pidiera perdón a Dios, con lo cual salvó su alma, pero tambiéndebemos pensar que Jesús eligió a Judas como ejemplo de la maldad humana encontraposición al amor que ?l predicaba y que la traición de Judas sea laimagen de tantos que hoy hacemos un seguimiento mediocre de Jesús hasta elpunto de que muchos aún dudan.

Quiero publicar un libro Ver mas libros