La espera se retrasa

Comprar Libro en papel por $ 365.28(MXN) Comprar eBook en PDF por $ 83.95(MXN)

“La dicha de la vida consiste en tener siempre algo quehacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar”, según nos recordabaThomas Chalmers. Y a esa esperanza seaferra el arquitecto protagonista de la novela cuando tacha los días en elcalendario con la ilusión de que llegue pronto eso que espera para ser feliz, aunque no sepa qué es. Y mientras aguarda va tachando los días en el almanaque y tieneque afrontar la aparición del cadáver deuna mujer emparedada en el edifico que reforma, que pudo ser asesinada, y que se oponía al proyecto pues queríamantener el espíritu del creador. Los demás vecinos no se ponen de acuerdo encómo se han de colocar los nuevos tabiques, discrepan, mientras el arquitecto proyecta una y otra vez su nuevaubicación aun sabiendo que el edifico, como el mundo, se puede mejorarpero sin poder tocar los pilares y losmuros de carga, es decir, la libertad del ser humano. Al protagonista se lecomplica más la vida cuando lo acosa unachica sumisa que quiere dominarlo y se ve además obligado a investigar la muerte de varias personas en una peligrosacurva, incluido su mejor amigo, que la policía achaca a una “viuda negra”. Y mientras lo hace se quedaprendado de otra compañera que lo seduce pero que tiene un vicio,confesable, que lo puede llevar a laperdición. Pero él sigue cambiandotabiques del edificio en un tejer y destejer que lo mantiene preso, como Sísifo, en una obra sin fin, mientras siguetachando con ansiedad todos los días en el calendario para acelerar que llegue eso que debe hacerlo feliz. Quizás sea la chica que quiere ser ‘suya’ o la compañera conun vicio muy confesable que lo hace ‘suyo’. O la tremebunda sospecha de que enrealidad eso que tiene que llegar para ser feliz es lo que ya han conocido lossuicidas y por eso se quitan la vida pues ya saben que lo que se espera no merece la pena, no merecela vida. Pero el protagonista, por fin,deja de tachar los días en el calendario. La novela trata con ironía y mordacidad el existencialismohumano, los pecados capitales o la entrega por amor mientras un daltónico suelediscutir con un amigo sobre el color de un semáforo y suenan reiteradamente las campanas de una iglesiallamando a misa.

Quiero publicar un libro Ver mas libros